Ejército desvinculará a 1537 funcionarios que reprobaron el examen psicológico

El Ejército de Chile informó a través de un comunicado que serán desvinculados 1.537 soldados que resultaron «no recomendables» para ejercer su función, luego de que el brazo armado decidiera hacer pruebas psicológicas a raíz del asesinato y posterior homicidio en la Escuela de Caballería Blindada en Iquique. 

El episodio ocurrió el 16 de marzo cuando se conoció que el militar Marco Antonio Velázquez disparó contra el suboficial de guardia sargento segundo Fernando Zamorano Fuentes y el cabo primero Pablo Benavidez Ramírez, quienes fallecieron en el acto y minutos después se suicidó con el mismo armamento. 

Según un familiar del soldado, el joven había sido víctima de acoso, bullying y violencia al interior del recinto militar, por lo cual intentó quitarse la vida y se encontraba con tratamiento médico. 

Luego del episodio, el Ejército anunció que se realizaría una investigación y, además, prometieron reforzar los controles de ingreso de los soldados al servicio militar. 

Como parte de ello, se realizó un examen psicológico a los 9.219 conscriptos acuartelados. De ellos, se detectó que 1.537 son “no recomendables” para esa función, es decir, el 16,67%, de acuerdo a información de El Mercurio. 

Según un vocero del Ejército, las pruebas fueron particularmente exámenes de personalidad que distan de los «cuestionarios simples», que indicó se aplican inicialmente. 

En especial, se determinó que las personas no estarían aptas para manipular armas, por lo cual decidieron desincorporar a los funcionarios a partir del 30 de mayo.

vía agencia uno